1 d’octubre de 2014

OTADUY | VESTIDOS DE NOVIA

Otaduy es una de esas marcas que te hacen sentir cosas por dentro. No es solo una marca que te vende vestidos, consiguen, tan solo con su web, regalarte una experiencia. Su página de inicio está llena de fotografías de inspiración dignas de pinterest. 

Vivo enamorada desde que la descubrí, tiene ese estilo que nos encanta en Filomena, lleno de romanticismo y sensibilidad, encajes y delicadeza, con mucha, mucha personalidad.

Ellos mismos cuentan su historia en la web: "Otaduy nace en una azotea de Keap Street, Nueva York, una tarde de verano entre amigos, música, luz y fotografías. Una idea que se fue definiendo poco a poco hasta tomar forma en el 2011 en Barcelona. Nuestra firma de trajes de novia se inspira en momentos como este, en esas instantáneas que se quedan, y en los pequeños rituales que nos gusta hacer; tomar un café solo en vaso, pintarse los labios de rojo para ir al cine, o pasear en bici una noche de primavera escuchando música."

¡Este buen rollo que transmiten nos enamora!




Colección Bridal True Love Otaduy

Colección Bridal Summer Heart Otaduy





Colección Bridal True Romance Otaduy



Colección Bridal Wild Love Otaduy

Su manifiesto, nos encanta.

"No es otra historia de amor. Es tu historia de amor. Imperfecta, especial, diferente a como la habías imaginado y, en realidad, mucho mejor. Y ahí estás tú. Es el gran día y ha venido todo el mundo. La gente a la que quieres. La gente que os quiere. Y, por supuesto, tan nervioso como tú, ese él o ese ella que ha hecho que todo este lío valiese la pena. Y quieres que te vea y piense exactamente eso. Que valía la pena. Pero sobre todo quieres que te vea. A ti. No a una fría maniquí, ni a una chica encerrada en un vestido pomposo, ni a la mujer que tu madre o tu padre esperan que seas. Sólo a ti. En tu versión princesa prometida, delicada y ligera. O tal vez como 

la fiera de mi niña, desafiante, elegante y traviesa… Porque sí, puedes ir como quieras. De blanco y con tus botas de cuero, con trenzas y una corona de flores en el pelo, con un vestido de satén o de encaje, con la espalda descubierta, o las uñas pintadas de negro. Es tu día. Y las reglas las pones tú. O mejor, vosotros. Porque esta es una historia de dos. Una historia que empezó con vuestro primer ‘te quiero’ y que ahora continúa con ese ‘Sí, quiero’ que, como la mayoría de las cosas buenas, da un poco de miedo. Pero sabes que, también como casi siempre, merece la pena el riesgo."

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada